32 253 22 76

Home » MADRE MARÍA MICAELA

MADRE MARÍA MICAELA

Madre Maria Micaela

Máximas de la Madre María Micaela

“Vivir serenamente bajo la mirada de Dios.
Trabajar con alegría por Dios.
Estimarlo todo según Dios.
Tratarlo todo con Dios.
Arder de celo por la gloria de Dios.
Encontrar el gozo en Dios.
Descansar profundamente en el corazón de Dios.”

La Madre María Micaela nació el 7 de Enero de 1862 en Horst-Emscher, Westfalia, Alemania. Desde el año 1879 estuvo enseñando realizando un gran trabajo en la escuela misional de la diáspora del norte de Rendsburg, donde llevó una vida de gran simplicidad. En 1891 ingresó en la recién fundada congregación de las Siervas del Espíritu Santo en Steyl, Holanda.

Impulsada por su gran amor a la Eucaristía, se ofreció, en 1896, al fundador, San Arnoldo Janssen para la nueva rama de Perpetua Adoración. La Divina Providencia quiso que fuera ella la Cofundadora y primera Superiora General de nuestra Congregación, que, después de Dios, le debe a ella su desarrollo interno y externo.

Con gran amor y docilidad al Espíritu Santo, ofreció su vida por la obra misionera de la Iglesia y por la santificación de los sacerdotes.

La nota característica de su actividad fue su personalidad profunda, maternal y amable, que se combinaba con una madura fuerza de voluntad e infatigable energía, con una discreta moderación y prudencia. Su lema “Todo como Dios lo quiere”, fue su fortaleza y apoyo en sus tareas frecuentemente difíciles y pesadas, y en los variados acontecimientos de su vida.

Su espíritu contemplativo-misionero fue ampliamente bendecido por Dios, y su resuelta y virtuosa vida fue coronada por una tranquila muerte el 25 de Febrero de 1934.

Deseaba que Jesús Eucaristía fuera adorado en muchas partes del mundo. Fundó ocho conventos: dos en Estados Unidos, dos en Alemania, dos en Filipinas, uno en Holanda y uno en China.

Oración a la Madre María Micaela

“Dios Espíritu Santo, fuente de todas las gracias, Tú inflamaste el corazón de tu fiel sierva Madre María Micaela, con un gran amor hacia el Santísimo Sacramento y el deseo de ayudar, mediante la oración y el sacrificio, a los sacerdotes y a la obra misionera de la iglesia. Por su intercesión asístenos en nuestras necesidades y responde a nuestras necesidades y responde a nuestras peticiones, de acuerdo con tu beneplácito como sea mejor para nuestro bien temporal y eterno.”

Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

Rezar Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Con las debidas licencias.

Toda gracia atribuida a la intercesión de la Madre María Micaela, comunicarla a “Convento Corazón Eucarístico de Jesús”. Asunción 450 Villa Alemana, V Región – Chile.

Emai: [email protected]

O por medio de nuestro formulario de contacto haciendo click AQUÍ